martes, febrero 13, 2007

Tu TV. Videos 11-M

Se anuncia como el sitio que tiene videos y clips censurados del 11-M. Yo la he visualizado y para quienes aún no estén enterados de este sitio en Hispavista, efectivamente, los videos que ofrece corresponden al atentado en Madrid. Incluso hay uno titulado ZETAp el Truan.

Aquí su página y aquí un ejemplo de su contenido.


www.Tu.tv

Ultimamente estoy metida en la difusión por la vía multimedia y me doy cuenta de la inmensa indiferencia que existe para la política cotidiana en ese medio. Pero su penetración es enorme, y mientras la izquierda ha comprendido su importancia, el islamismo lo explota hasta la saciedad, aún la derecha española no ha penetrado tanto.

Espero que aumente esa participación.
Como siempre, he "shareado" esos videos, los coloqué en mis favoritos de mi cuenta en Hispavista, los he votado favorablemente y he aquí que "blogueo" directo de su web.
¿Para qué? Para que suba en los rankings y eso lleva a su mayor divulgación.

jueves, febrero 01, 2007

ISLAM: What the West needs to know

Un documental en que intervienen Robert Spencer, Bat Ye'or, Serge Trifkovik, Walid Shoebat y Abdullah Al Araby.

Sinopsis:
Practicamente cada gobernante occidental desde su tribuna durante los últimos AÑOS ha dado LA imgen de que el Islam es una religión de Paz y aquellos que comenten violencia en su nombre son fanaticos que malinterpretan sus dogmas. Esta revindicación, aun cuando circula extensamente, rara vez ha tenido un examen publico serio, este documental desmuestra que el islam es una ideología violenta y expansionista que busca la destrucción o la subyugación de otras creencias, culturas y sistemas de gobierno.
El documental contiene entrevistas primero, citas de textos islámicos, ilustraciones islámicas, mapa de animaciones, secuencias de lideres occidentales y transmisiones de Televisión islamica. Su nivel es sobrio, metódico y llama la atencion.
(Leer resto ...)




Islam_What_the_west_needs_to_know
Video sent by esperantista

El antisemitismo gana adeptos en Alemania

El racismo antijudío se extiende entre turcos, musulmanes y la extrema izquierda - El neonazi NPD convocó, durante el Mundial de Fútbol, manifestaciónes de apoyo a Irán bajo el lema «Dos pueblos, un enemigo común»
Aitor Lagunas


Berlín- Parey, una aldea en mitad de Sajonia, vivió a mediados de octubre del año pasado un triste viaje de regreso al más oscuro pasado de Alemania. En su instituto, jóvenes de 16 años obligaron a uno de sus compañeros a lucir durante el recreo un cartel que proclamaba: «Soy el cerdo más grande del lugar porque me relaciono con judíos». Lápices de colores y caligrafía de colegial para copiar una de las cantinelas propias del III Reich (1933-1945).
Poco después, en Grimmen (cerca de la frontera con Polonia), jóvenes extremistas boicotearon el homenaje a una de las víctimas más conocidas del Holocausto, Anna Frank. Para ello rescataron otra de las clásicas actividades nazis: la quema de libros.
Protagonistas menores
Casos como estos suceden con relativa frecuencia, sobre todo en el territorio de la antigua República Democrática Alemana. Lamentablemente, sus protagonistas son, cada vez con más frecuencia, menores. El antisemitismo está calando en las aulas, y en las grandes ciudades se ve potenciado con el odio que muchos niños musulmanes dirigen hacia Israel. «Judío» es el insulto de moda en los patios berlineses.
El semanario «Der Spiegel» reflejó cómo los fenómenos migratorios comienzan a variar la percepción tradicional de la violencia racista en Alemania. El epicentro de esta transformación se sitúa en el distrito de Berlín-Kreuzberg, donde reside el grueso de los emigrantes turcos de la capital (unos 140.000 en total). En una de sus escuelas, una niña judía tuvo que escuchar de boca de otros estudiantes «ahora abrimos la llave de gas» al entrar en el laboratorio de química.
Más grave aún fue la odisea de una alumna hebrea que, con sólo 14 años, se convirtió en el centro de la ira de un grupo de muchachos musulmanes: al comienzo insultada, después agredida físicamente, terminó por hacer el trayecto a clase escoltada por la Policía. Hasta hace pocas semanas, cuando sus padres decidieron inscribirla en uno de los dos colegios que administra la Comunidad Judía berlinesa. La Jüdische Oberschule constituye un paraíso, un remanso de calma para 204 escolares judíos. Entre sus paredes, nadie ha de preocuparse por lucir la kipá, el solideo propio de su religión. Sin embargo, en la calle, la mayoría lo oculta bajo modernas gorras de béisbol o directamente prescinde de él.
La Comunidad Judía de Berlín lleva tiempo alertando acerca del surgimiento de una «nueva dimensión de antisemitismo». Ahora las agresiones no proceden sólo de las bandas neo-nazis, sino también de los hijos de inmigrantes musulmanes, fuertemente influenciados por el conflicto que sacude Oriente Medio.
Y los efectos de esta aparente comunión se extienden más allá de las escuelas: durante la Copa del Mundo de fútbol que albergó Alemania el pasado verano, el Partido Nacional demócrata (NPD), heredero ideológico del nazismo, convocó manifestaciones de apoyo a la selección iraní con el lema «Dos pueblos, un enemigo común», en referencia al Estado de Israel. Además, Günter Kissel, un empresario conocido por negar el Holocausto, se encargará de la construcción de la mayor mezquita en suelo germano.
Los extremos se tocan
¿Hasta qué punto llegan las conexiones entre las dos ramas del antisemitismo en Alemania? Para Anetta Kahane, de la Fundación Amadeu Antonio contra el Racismo, neo-nazis y ciertos sectores musulmanes cooperan «a nivel filosófico, como en la reciente Conferencia de Teherán» (en la que se discutió la existencia del genocidio judío). «Se conocen, e incluso se respetan, pero afortunadamente son tan estúpidos que no son capaces de ponerse de acuerdo en la violencia callejera», explica Kahane a este periódico. E implica también a sectores de la radicalidad izquierdista. A su juicio los fundamentalistas islámicos y la extrema derecha e izquierda alemanas tienen en común su odio a Israel y a Estados Unidos; y su oposición a la globalización y a la democracia liberal. «Hace poco me topé en Turingia con dos manifestaciones, una neonazi y otra de extrema izquierda. Las dos cantaban contra el imperialismo y el judaísmo. Era terrorífico», reflexiona.
http://www.larazon.es/noticias/noti_int9742.htm

Entrevista a Minerva Montero ( Mundiales de Bielorrusia 2016)

Entrevista realizada en el 2016 a Minerva Montero ,Competidora en los mundiales de Bielorrusia 2016 FILA. Entrena en el Centro de Alto Re...