jueves, abril 06, 2006

¿Quién nos vigila?

Este artículo es algo espeluznante. Todos sabemos qué ocurre cuando entramos en un local, somos vigilados hasta lo más íntimo. Pueden escuchar nuestras conversaciones, ver qué hacemos, qué compramos, qué buscamos, ... Todo en aras de la seguridad.
Pero además, ahora ha salido a la calle, en nuestras cartas, nuestros móviles, internet, ... con el terrorismo como telón de fondo, podrán saber qué hablan una pareja, unos amigos, qué hace un caminante... En suma, que nuestra vida ya no nos pertenecerá.
La seguridad está muy bien, pero ¿a qué precio?. Creo sinceramente, que por no poner las cosas en su sitio será la causa de precio tan elevado. Deseamos eliminar a quienes se han constituido como enemigos y aquellos que han celebrado los atentados (unos abiertamente y otros hipócritamente callan en nuestra presencia y se rien cuando le damos la espalda).
Naturalmente, no queremos ese peligro en nuestras vidas. Entonces, ¿por qué no lo dejan en manos de quienes si están preparados y equipados para ello? ¿Qué insistencia malsana de "vendernos" esa sociedad policiaca?
Nadie duda que tal medida convertirá nuestros países, tan lindamente llamados libres, en naciones policiacas, altamente restrictivas y vigiladas. Creo que es hora de un NO rotundo y exigir a nuestros gobiernos que dejen de actuar como si tal cosa no existiera pero que sin embargo, por la vigilancia sabemos que lo SI existe y por la pasividad de los políticos, pues que no existe. ¡Qué bien!
¿Es qué no se entiende o qué?
Si el islam nos ha declarado la guerra, -que lo hizo- por qué dejamos en manos civiles resolver un tema a todas luces bélico. ¿Por qué no está el ejercito resolviéndolo? ¿A qué viene meter el asunto a jueces cuyo cometido es civil y no militar?. Ellos no deben ni tienen que combatir en una guerra.
Creo que nos costará caro, muy caro continuar con esta política de "NO es guerra pero hay guerra". Ningún conflicto admite tal afirmación, ni la parte que se lanza a la guerra admite neutralidad de bandos. Ellos fuerzan a tomar postura: o conmigo o con mi enemigo. No hay Tierra Media en la beligerancia.
Los palestinos no quieren neutrales, (por poner un caso nítido) es más, fuerzan una imagen desesperada para lograr una compasión que incline la balanza hacia ellos e imponer que la sociedad tome postura en su guerra. Nada más lejos de la verdad, pero ellos la "venden" muy bien y su propósito no puede ser más beligerante.
Nos dicen: "¡Culpa al judio, justifica que yo mate al judio y, además, defiende que quede impune y libre para matar!". Lógico, manos libres para matar a gusto y tratar como le dé la gana al contrario. Llegan tan lejos como sea preciso hasta el punto de echar encima de Israel los peores vicios que precisamente pertenecen a ellos y que con orgullo alardean: El racismo, la intolerancia, la intransigencia, el asesinato masivo, la criminalidad de sus atentados, ...
En ese punto nuestro políticos tendrían que aprender de Israel.
Nunca sucederá, ni un solo dedo de quienes tengan en su mano la solución se moverá mientras los intereses de los "interesados"con los países (que desarrollan, amparan y dan cobijo logístico al terrorismo, que lo utilizan como arma, ...) sean mayores para ellos que el daño de esta guerra para nosotros.

¿Quién nos vigila?
Redacción BBC Mundo Propuesta de Ana Isabel Rodríguez, Londres. Reino Unido.
Más de 4 millones de cámaras de vigilancia supervisan cada movimiento de los habitantes de Londres.
Lo mismo comienza a suceder en algunas ciudades estadounidenses, como Nueva York o Miami, donde la policía utiliza dispositivos de video como parte de la estrategia contra el crimen y para prevenir ataques terroristas.
Pero no son sólo nuestros movimientos los vigilados, los correos electrónicos que enviamos también son filtrados, las cartas escaneadas y monitoreadas las llamadas que realizamos por línea de tierra o celular.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Un verano entero en el camping (II)

Pues seguimos hablando de este verano. No escribo demasiado en el blog así que suelo tardar una semana entre artículo y artículo. (Anterior...