sábado, noviembre 26, 2005

¿Bajan los impuestos de la gasolina? Será poquito, seguro

Caruana alerta de "riesgo del desbordamiento" del gasto en los PGE 2006
El gobernador del Banco de España, Jaime Caruana, advirtió hoy que los compromisos de gasto adquiridos por el Gobierno en materia de vivienda, pensiones mínimas, financiación sanitaria y los acuerdos alcanzados con sectores afectados por el encarecimiento del crudo comparten un "riesgo de desbordamiento" de la ejecución presupuestaria, dado que no se prevé acometer recortes compensatorios en otras partidas.

Y por supuesto, el ministro de economía se ha molestado. Deberíamos molestarnos los españoles, porque Caruana añade: " ... como el del transporte o el pesquero, mediante reducciones "efectivas" de los impuestos que gravan las compras de hidrocarburos o aumentos en las subvenciones." Ya lo creo que supone un punto importante. Los carburantes están gravados con el 72% de su costo. Para convertirlo en más jugoso para las cargas del estado, dicho impuesto es indirecto. Eso significa que el proveedor va cargando en su factura ese porcentaje al siguiente. Y así, hasta que llega al consumidor con todos los setenta y dos por ciento que se han ido sumando. Si tenemos en cuenta la importancia que tiene la energía en la sociedad, tal que no se puede encender una simple bombilla sin ese líquido elemento, ¿pueden figurarse las consecuencias de tal salvaje impuesto? ¿Pueden imaginar siquiera lo que sería la vida si el impuesto aplicable se ajustara al de un bien de primera necesidad como es la gasolina?
Y ante todo, ¿qué debe costar un litro de gasolina a tenor de lo que pagamos en la gasolinera tras el trasiego de petroleras, refinerías, proveedores y transportistas ?.

Esta claro que el mayor beneficiado por la gasolina es el estado, de ahí que coches con otras energías hayan sido descartados. Sencillamente no son tan rentables para los gobiernos, aunque si para los ciudadanos.

Ningún gobierno ha renunciado a tal financiación, ni de izquierdas ni de derechas. Las subidas del petróleo les ha traido al pairo sin escrúpulo alguno. Al contrario, ha supuesto un crecimiento en sus arcas, y por ende, un retroceso en el estado de bienestar y el bolsillo de los españoles.
Ha tenido que convulsionarse un sector primario tan importante como la pesca y los transportes para que un gobierno se replantee tal financiación. Hasta la fecha, el encarecimiento de la vida, los productos, las empresas, ... eran echados al lomo del empleado y los beneficios sociales.
Y así desde la década de los setenta, fecha en que se funda la OPEP y comenzó el trust del precio del crudo. Inicio, también, de los chantajes, contubernios, conjuros secretos y acuerdos que serían dignos de la mafia, confabulados con el mayor de los refinamientos entre Europa y la Liga Árabe apoyada por la misma OPEP. Las iniciativas para la energía nuclear fue aplastada, vilipendiada e injuriada como la mayor de las calamidades.
¡No poca basura y peligros nos trae el petróleo! Bazofia de La Tierra que la naturaleza tuvo la sabiduría de enterrar cuanto más hondo mejor. ¡Y en no poca basura ha derivado las consecuencias políticas de tal rechazo!

Durante estos 30 años, el empleado por cuenta ajena y los beneficios sociales para salvaguardar el Estado de Bienestar, ha soportado el sambenito de gasto sin el contrapeso del beneficio. Ha sido la coartada para salir airoso de la desaparición de la clase media. Ha "maltratado" su imagen y su estima. Como si el empleado fuera Hacienda que se limita a gravar sin contraprestación alguna. Como si fuera una figura que no pinta nada en el desarrollo económico de la empresa, su funcionalidad. ¡Bien teme el empresario a un mal empleado! ¡A un trabajador vago! ¡A un ejecutivo irresponsable!... ¡Lo echa a la calle aunque tenga que pagar!
Tampoco ha sido ajeno el estado ante la necesidad de tener personal para la actividad de la empresa. De hecho, entre los TC1, los impuestos (mínimo del 6% según salario) y la seguridad social le supone un 30% de media del salario bruto. Y cuando ese salario raya el mínimo, los impuestos suponen prácticamente otro sueldo.

Por contra, soporta sobre sus lomos todas las truculencias económicas y políticas. Jamás los salarios se corresponden con la realidad. El salario mínimo, un bien social, linda con el umbral de la pobreza. No contentos, también se lleva la fama de ser la mayor "carga" para el empresario.
Un buen recurso para un gobierno que no puede ni quiere explicar a su ciudadanía que la mayor carga para la sociedad, lo que más encarece a nuestra sociedad son los bienes esenciales para su existencia como la conocemos; y que tales bienes, son los más cargados en gravámenes tributarios escandalosos y abusivos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Entrevista a Minerva Montero ( Mundiales de Bielorrusia 2016)

Entrevista realizada en el 2016 a Minerva Montero ,Competidora en los mundiales de Bielorrusia 2016 FILA. Entrena en el Centro de Alto Re...