martes, octubre 03, 2017

Un verano entero en el camping (I)

Saludos de nuevo.
Hace tiempo que no hago ninguna entrada y es que creo que hay que escribir cuando hay algo que decir.  Hoy tengo algo que contar y lo comparto.
Desde el 28 de junio hasta el 25 de septiembre de 2017 permanecí acampada en el camping El Pinillo, en Arguineguín, Gran Canaria con mi tienda de campaña.
Era una tienda grande, cómoda, ideal para estar una larga temporada

pero lamentablemente, no aguantó el criminal sol y calor de hasta 45º más
el viento fortísimo que se levantó, llevándose el tejado de la tienda.
El camping está muy bien, con todos los servicios y amabilidad del personal al cargo. Lo único que me molestó es tener tan cerca el contenedor de la basura porque cuando se vaciaba los olores llegaban a la zona de acampada de las tiendas juntamente con una miriada de moscas.  Tengo la esperanza que puedan corregir eso.

Evidentemente, una estancia cómoda
exige un colchón amplio, alto y mullido.
Mi niña y reina de la casa gozando de la
que también fue su cama.




Otro punto importante que me gustaría que corrigieran son los robos. Esos pequeños robos que, como la lluvia fina, parece que no moja pero empapa. Champú, gel, fijador del pelo, latas de atún y foigrás, muslos de pollo, trozos de carne, ... Todos estos choriceos continuados envenenan la sangre y aunque parecen de guasa, la verdad es que te enfurecen. Si además lo denuncias y ves que no hacen absolutamente nada, ... peor aún.  Al final, he sabido quién y cómo lo hacían pero inútil ya que los responsables del camping no se tomaron nada en serio, NO al menos con las tiendas. Distinto si lo sufría cualquier caravana.  En resumen, si tienes tienda no es recomendable la seguridad porque cualquier chorizo actuará con total impunidad pero si tienes caravana, totalmente recomendable.
Aún así no renuncié a mis vacaciones ni permití que nada me las amargara, seguí adelante hasta finalizar ese periodo.
El entorno es seco y árido y el
camping está algo alejado. Sin coche
es difícil desplazarse.

Un periodo tan largo no se narra en pocas palabras, así que lo continuaré más adelante porque el camping SI merece ser nombrado y destacar sus virtudes, que las tiene y muchas.

Por ahora sólo quiero advertir a los campistas de estos individuos indeseables y que si se los encuentran, tengan a buen recaudo sus pertenencias, no admitir amistad con ellos y mantenerlos alejados es mi mejor consejo.

Aquí están (cuando no sabía que eran ellos, les hice unas fotos).








No hay comentarios:

Publicar un comentario

Un verano entero en el camping (II)

Pues seguimos hablando de este verano. No escribo demasiado en el blog así que suelo tardar una semana entre artículo y artículo. (Anterior...