miércoles, febrero 22, 2012

Chuleamos a nuestro jefe.

He leído este artículo Rajoy, un segundo fraude de Salvador Sostres en El Mundo y hacía tiempo que tenía ganas de contestarle adecuadamente.
En principio le hice oídos sordos porque me pareció lo más estúpido que leí en mucho tiempo.  Antes de que ustedes me lancen los perros, intentaré explicarme.

En primer lugar llama a los empleados unos vagos que chulean a su jefe.
Quizás el columnista D. Salvador Sostres es quien no trabajó en su vida, no como el resto de los mortales, eso lo tengo claro.
Veamos en que discrepo:
1. La mayoría de las empresas españolas son PYMES o familiares. Casi todos los autónomos pertenecen a esta última.

2. Las grandes empresas son 4 gatos en España.

3. El despido exiguo y la falta de estabilidad baja el consumo abrumadoramente, una puñalada al corazón de este tipo de empresas que viven casi exclusivamente de que los españoles rasquen sus bolsillos.
No son empresas que tienen su sede en Hong Kong y su industria en Beijing.  Eso sólo se lo permiten los 4 gatos y los negocios de los políticos (tanto de izquierdas como de derechas) que tienen en exclusiva ese privilegio. 
Por si fuera poco, se pueden permitir negociar y pactar el libre comercio con China o Vietnam.   (Gracias a que una mano lava la otra)

Los negocios chinos que están en Canarias no pagan impuestos, solo pagan las tasas municipales ¿Lo sabían ustedes?

4. Al Sr. Sostres se le olvida que el 80% del empleo en España viene de estas PYMES y autónomos que viven del consumo.

Además de llamar chulos a los empleados y otras lindezas como que la empresa le paga la S.Social (tantos años pagándola ahora resulta que el malvado empresario me engañó y tenía que pagarla él) el Sr. Sostres calló algo importantísimo:
  1. El empresario paga un sueldo y punto. No paga nada más con respecto al empleado, ya que el resto es descontado directamente del sueldo y pagado al estado con todo rigor por parte de la gestoría. Esos son los TC1 y TC2 que le exige para presentar las cuentas a Hacienda y a la S.Social.
  2. Lo que paga por el empleado es revertido en la venta, luego no sufre pérdida por ello porque es parte de la producción y los gastos son repercutidos en el precio final, con lo cual obtiene beneficio y sigue adelante.
Pero si es cierto que están abrumados porque tras pagar los sueldos, los empresarios se tienen que enfrentar a lo siguiente:
   - El IRPF del empresario (ya digo que la del empleado es descontado directamente)
   - Los impuestos municipales por local y servicios de agua, luz, catastro, etc.
   - Los impuestos autonómicos
   - los impuestos de las diputaciones (cabildos en Canarias)
   - Los impuestos de Hacienda, el 38% de sus beneficios.
   - La Seguridad Social de la empresa si es S.L. y la suya propia (no la del empleado)
   - El IVA o IGIC repercutido (le hayan pagado o no)
   - Y  otras lindezas que ahora no recuerdo pero que existen por mor de voracidad     tributaria.

Llevo años preparando papeles de la empresa para presentar a la gestoría a fin de que lleve las cuentas de resultados, balances, facturas, gastos de proveedores, etc.  Y les aseguro que pocas cosas puede hacer.  Excepto el IVA que es repercutido y a la postre debe dar las cuentas de compensación (que no se sabe cómo pero casi siempre es en contra al empresario), el resto no tiene manera de revertirlo.

Ahí si que he visto la peregrinación mensual que hace a los bancos a pedir dinero, a buscar negociar pagarés, letras u otras. 

¿Lo hace para pagar a los empleados?  Nonis.  No, no.  Para pagar a los Estados

Para cuestiones macroeconómicas y de producto interior bruto ya tengo algunos blogueros que aprecio y leo con asiduidad.  Para la práctica de la vida diaria me basto sóla.

4 comentarios:

  1. Kielvi Sostres es un tarugo y toda la vida fue un provocador que hizo fama a base de boutades. Dice que el trabajador por cuenta ajena no es otra cosa que un proveedor mas, si quiere una baja que se la pague, si quiere vacaciones que se las pague. Menudo gilipollas. Que nos den la media de salarios de los Americanos y las ventajas del sistema liberal y entonces hablaríamos. Este se volvió ultra liberal solo para lo que le interesa como otros muchos.
    Saluditos.

    ResponderEliminar
  2. El lastre de las PyMES son los impuestos y el gran chupóptero el Estado, no el trabajador. De todas maneras, Sortres y otros olvidan que es injusto romper la cuerda del lado del más debil, teniendo en cuenta que esos empresarios pagan de sus impuestos a sindicatos, partidos y CEOE.

    ResponderEliminar
  3. Salvador Sostres es un impresentable. No hace mucho leí un artículo suyo que hizo tras una visita a mi tierra y si lo tuviera delante la h... no se la quitaba nadie. No debió de salirle bien el negocio que puso a Asturias a parir y terminó diciendo que vivíamos a costa de los catalanes. El 99% de sus artículos dan asco. Yo ni me molesto en leerle ya.

    ResponderEliminar
  4. Creo que se ha perdido mi comentario. Mira a ver si esta en la carpeta de spam.
    Saluditos.

    ResponderEliminar

Un verano entero en el camping (II)

Pues seguimos hablando de este verano. No escribo demasiado en el blog así que suelo tardar una semana entre artículo y artículo. (Anterior...