lunes, noviembre 06, 2006

Avisos muy sinceros!!

No es que sea dada al copy&paste pero a veces merece la pena hacerlo y reconocer una buena opinión. Lo importante es que Martín X nos descubre que Irán no va de fanfarrón. Está realizando todo tipo de prácticas militares a lo largo y ancho de todo el país.
¡Avisados quedamos!


Copio y pego:

Avisos muy sinceros

Sin que nadie discuta en Occidente ni una sola coma de las bravatas que lanza a los cuatro vientos el loco de Teherán, salvo los EEUU de América, Inglaterra, Australia y otras naciones de menor entidad que sí son conscientes de lo que nos estamos jugando entre todos en estos momentos, y todo parece indicar que Ahmadineyad sigue con paso firme en sus planes y previsiones, mesiánicas casi todas. Para muestra están las maniobras militares que desde hace dos meses se extienden por todo Irán, país que tiene la llave del Golfo Pérsico, y la de todos nuestros vehículos al mismo tiempo.

El día que desde Europa alguien se atreva a ofender o discutir la vanidad disparatada de este sujeto, nos retira las llaves y nos quedamos sin ir a por tabaco, vacaciones, discoteca, restaurante y todo ése sistema de vida que nos hemos concedido los europeos algo que ya consideramos nuestro por derecho legítimo.Y eso que Solana, el “super-ministro” de la Comunidad Europea, español para más señas, viaja más que la cuchara tratando de que nadie se ponga nervioso o se le disparen las neuronas antes de tiempo, pero no saca ni para echar un aliento entre viaje y viaje. Eso sí, ha logrado garantizar el suministro de crudo por parte de la benefactora compañía de petróleos iraní, que en su calidad de “hermana ursulina”, hace todos los esfuerzos posibles para que no nos falte ni una sola gota de tan preciado líquido, servido a precio muy “ventajoso” en el que va incluida la compra de nuestro silencio y “comprensión” ante sus planes y proyectos megalómanos y de paso nuestra contribución doméstica en lo que a España se refiere, con ese magno y sublime plan llamado “Diálogo entre Civilizaciones” a cuyo frente anda muy ajetreado nuestro Presidente Rodríguez, Zapatero para más señas. Decíamos más arriba que nadie se atreve a discutir el “derecho” iraní a tener su porción doméstica de átomos, átomos para la “paz”, según se hartan de manifestar a los cuatro vientos los clérigos islamistas, junto al coro de plumíferos añadido, columnistas y analistas de España, que recogen con celo y displicencia las mal interpretadas y denostadas intenciones iraníes por parte de sus más acérrimos enemigos, que también los tienen. Sólo los más escépticos y siempre desconfiados están a la “contra”.

Ahora bien, ¿Cómo se puede ir hacia cualquier estado de “Paz perpetua” con gente así? Las “ansias de Paz infinitas” que algunos cortesanos y pisa moquetas han puesto de manifiesto en un alarde de buenas intenciones, no se ven secundadas de manera global y con ello el estado general de desconfianza avanza sin freno ni control. ¿Cómo sino entender el escaso eco cosechado por Ahmadineyad en sus pacíficas y sinceras declaraciones de Octubre pasado ante la Asamblea General de las NNUU? Es por culpa de esos mismos desconfiados, siempre viendo fantasmas donde sólo hay ideas, que interpretando como falacias las bondadosas palabras de este “prócer” de la Paz mundial, así están las cosas. ¿Lo de hacer desaparecer a Israel del mapa? ¡Nada, eso no es nada! Tan sólo son manifestaciones inocuas para el consumo interno iraní. Sus fieles seguidores ya se sabe lo que “comen” cada viernes a la salida de las mezquitas, el menú de siempre, un panorama que no da más de lo que ya conocemos, gritos y vociferantes masas de fieles empachados de unas letanías excesivamente emponzoñadas con artilugios semánticos nada espirituales. ¿Y lo del Líbano? Vamos a ver si lo dejamos claro de una vez. Cuando Irán sale de excursión o de viaje, (A recordar la explosión en la Asociación Mutual Argentina, la AMIA, judía para más señas) nunca lo hace sin llevar consigo el petate. Su llegada al país de los Cedros ha logrado cambiar el calificativo histórico con el que se le identifica, ahora se le conoce más por el “país de los cerdos” ¡ … ¡ ¡Eso se oye por ahí! ¡No lo digo yo! ¡Es que, ya son ganas de dar mal!

Desde luego que por Irán no será, ya dejó bien claro su posición, ¿Nuclearización del país? Para nada. Es para la producción de energía eléctrica, necesaria en cantidades masivas, sobre todo para las innumerables fábricas de armas que proliferan por todo el suelo iraní en proporciones que sólo el régimen conoce. ¿Las centrifugadoras? Son para secar bien la ropa de los mullahs que como son tantos a mano sale muy trabajoso para sus siervas y esclavas. ¿Los cohetes que dispara en el desierto? Aparte de matar unas cuantas cabras que andaban sueltas por ahí, son elemental pirotecnia, copia de la clásica valenciana pero sin colorines. Las ganas que tiene algunos de enredar con estas cosas. ¿Las amenazas contra Israel? ¡Hay que ver cómo se ven las cosas desde Tel Aviv! ¡Están de los nervios! Se trata tan sólo de una inocente retórica de mezquita sin otras intenciones ocultas ni aviesas. Es que en Occidente sólo ven fundamentalistas tras una chilaba y así no vamos ni a recados. ¿Y las mujeres? ¿Qué pasa con ellas? En mi tierra una “jotica”, canción popular, dice:

“Si tu marido te pega, no te debes de quejar,

Te pega porque te quiere, ¡porque te quiere pegar!”.


¿De qué se quejan estos occidentales si ellos también hacen lo mismo? En España así está el tema, a palos. Sólo hay que leer la crónica diaria de sucesos. Aunque haya demasiados musulmanes implicados en agresiones a mujeres, es pura anécdota, una insignificancia, irrelevancia de números, alimento para extremistas y fanáticos xenófobos, esa palabra que tanto gustan de usar los progres en esta casa. ¿Y las compañías de Chavez, Castro, Evo Morales, Corea del Norte? ¿Qué pasa? ¿Acaso no puede elegir uno las amistades que más coincidan con su manera de ser ¿ ¿Eh?

Y en esas andamos mientras deshojamos la margarita que ya dispone de muy pocos pétalos y por allá va Israel, que está bien enterada de todo lo que se cuece a las orillas del Caspio, tal vez haciendo sus propios planes, avisados como lo están desde hace años, para frenar al loco de Teherán antes que haga un roto severo a la humanidad y sean las primeras víctims de sus locuras y estupideces. Y es que ya son ganas de crearse problemas, porque Occidente desde siempre ha sabido cómo “reconducir” con notable éxito este tipo de problemas, o mirando hacia otra parte o dialogando, porque “hablando se entiende la gente” frase que ha cosechado notables triunfos y éxitos en esta maltratada parte de Europa llamada España. Europa sí que sabe hacer amigos, nosotros no somos como Bush, ¡Ése sí que es un iluminado por mucho que presuma de tener conexión directa con Alá, el loco de Teherán!

Y es que se han lanzado implacables algunos contra esta hermanita de la caridad que gobierna los destinos de Irán , buscando los resquicios de un Gobierno que sólo hace que mirar por el interés de la Paz Mundial armándose hasta los dientes.

¡Es que son como niños, pero sin el “como”! Y ahí estamos todos, incluido Sharon, que de enemigos tampoco anda escaso a pesar de no enterarse de nada por su estado de salud.

Por lo que a mí respecta, estoy haciendo serios planes de construirme un refugio bien preparado y acondicionado, como andan haciéndose estos días en Israel muchos israelíes, avisados como parecen estar mientras por aquí vivimos bajo una somnolencia bastante ciega, porque un día de estos las cosas pudieran resultar ser al contrario de cómo cree la mayoría, método que suele funcionar mejor.

El que avisa no es traidor, y avisos, haberlos, los hay. Nos lo viene avisando Ahmadineyad, pero nos cuesta entender su idioma y lo que nos quiere decir. Habla clarito para que se entienda y en voz alta para que nadie pueda decir aquello de: “¡Pues yo sin enterarme!”

Aunque no todos por cierto, la mayoría parece que sí, que no se enteran pero creen que sí lo están. Avisados quedan.

Miguel Martin

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Un verano entero en el camping (II)

Pues seguimos hablando de este verano. No escribo demasiado en el blog así que suelo tardar una semana entre artículo y artículo. (Anterior...