domingo, abril 30, 2006

La bonanza para ti, la crisis para mi.

Hay tres grandes problemas que agitan el espíritu del aproximadamente a la mayoría de la población española. Y en las tres todos mienten como bellacos.
El primero es el paro, el segundo es la inmigración y el tercero es el terrorismo, tanto de ETA como el recién llegado islámico.
De todas las declaraciones del ministro de trabajo, Sr. Caldera, la única verdad que dijo fue que "no hay crisis". ¡Cierto!

El resto es otro canto de sirenas. Desde luego, afirmar que los resultados reflejarán un aumento espectacular es una exageración puesta ahí para el efecto televisivo. Pero es verdad que no hay crisis, todo lo contrario, estamos en plena bonanza económica. Por contra, para contestar a Caldera, la oposición se ancla en la "crisis" y en la "inflacción".

A fin de cuentas, la blogosfera antiZP se ha iniciado como oposición en la red contra el des-gobierno, no para padecer abultados errores de la oposición que nos dejan con el trasero al viento.

Cualquier ciudadano que escuche la radio, vea las noticias o lea los diarios verá cómo les mienten hasta provocar la ira y una indignación justa. Hasta Jiménez Losantos, el más feroz anti-PSOE que conozco, se tragó la lengua, se hizo un entuerto mental y terminó diciendo que si, hay bonanza pero hay crisis. Y es que la bonanza no implica que no haya crisis. (Viernes, 28 de abril en el programa La Mañana de la Cope).

Hablando en castellano viejo, a Losantos se le hizo la testa una maceta. O lo que es más fácil de entender: Hace falta inmigración porque hace falta mano de obra pero hay paro porque no hay trabajo para cubrir la mano de obra.
¡Quién da más para ser más burdo! ¿No es para reflexionar?

A cualquier español por más tonto que sea sabe perfectamente que la inmigración se alienta y se promueve con el propósito de abaratar el trabajo, para mantener la mano de obra MUY POR ENCIMA de las perspectivas de empleo y no para pagar la Seguridad Social y el desempleo. Éstos tienen la cuota muy cara y se paga perfectamente con el alta actual de los trabajadaores. De la misma manera, se pagaría con el alta en la S. S. de los empleados que, precisamente, ahora están en paro.
Sea como fuere, siempre que le corresponde tocar el tema del trabajo en España, este país vive en la Eterna Crisis. Cuando toca al resto, esta nación está en bonanza.

Hasta para una mente simple, la conclusión es inevitable: polítca, social y económicamente los trabajadores por cuenta ajena están abocados a quedar apartados de los buenos resultados sociales y económicos. A excepción, como no, de aquellos que tienen puestos directivos.

Otra certeza irremediable viene tras la anterior cuando llegue la crisis real, ley absoluta del sistema económica que impera: de repente, de la marginación económica, los trabajadores por cuenta ajena pasan a verse involucrados.
¡Por supuesto! Estarán involucrados en Reformas Laborales importantes como son la revisión salarial, el Derecho Laboral y la reducción de plantilla.
Los grandes de la economía solo llaman a la puerta del empleado para que abone la factura.


¿Les parece demagogia izquierdista?
Pues no lo es. Lo que ocurre es que tal demagogia nació y se alimentó de esta realidad.
¿No es el argumento de la "crisis" una demagogia? Además, ¿ésta no es falsa?.
Es evidente que si en la bonanza económica se quita a la mayoría de la población, toca a más riqueza para quienes les favorece. Y cuando la balanza se incline hacia la crisis, tocará a la mayoría de los españoles el reparto de la gravosa factura.

A tan brillante realidad, no se ha sustraido ningún gobierno ni razón social. Todo lo contrario.
Desde el PSOE, que trajo el contrato basura, hasta el PP que puntializó algunos detalles que se le había escapado al gabinete de Felipe González.


Cuando en el 2003 el PP colocó los "detallitos" que al PSOE se le escurrieron y Rodríguez Zapatero lideró la huelga general y la manifestación, ... ¡YO NO FUI!
Qué más ridículo que marchar detrás de aquellos que habían sido los arquitectos sociales de estas condiciones laborales, de ese contrato, de este paro y de esta inmigración. Que lisa y llanamente, quitó del panorama nacional la clase media baja.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Un verano entero en el camping (II)

Pues seguimos hablando de este verano. No escribo demasiado en el blog así que suelo tardar una semana entre artículo y artículo. (Anterior...